El espectáculo del Grand Central Tourbillon

El Grand Central Tourbillon es una nueva colección en donde el Tourbillon es el protagonista, situado en el centro del reloj. Este hermoso tourbillon central está alojado en la famosa caja Cintrée Curvex, ahora rediseñada. Una de las complejidades de la colección radica en el hecho que se tuvo que repensar totalmente el reloj para poder mover el tourbillon desde su posición original a las 6 horas al centro del reloj, por lo cual se desarrolló un calibre único para ello.



Además de este atractivo y sorprendente cambio de posición del tourbillon, los diseñadores y relojeros de Franck Muller tuvieron que encontrar un sistema innovador para mostrar la hora en el centro del reloj. Así, encontraron una forma innovadora de colocar las manecillas de las horas y los segundos alrededor de la jaula del tourbillon, resaltando la belleza de la pieza. Extremadamente raro para una colección de Franck Muller con tourbillon, el reloj tiene un movimiento automático, gracias a un micro rotor excéntrico, que ofrece 4 días de reserva de marcha.


En cuanto a la caja, (en oro rosa y acero, 58.7 x 40.16 mm), se ha rediseñado para que el cristal de zafiro llegue hasta el brazalete. El bisel, que está separado de la caja, permite tratamientos bicolores. Este diseño cambia totalmente el aspecto del Cintrée Curvex original y resalta por completo las hermosas curvas del reloj. Además, permite una visibilidad total de la carátula, limitando la cantidad de material utilizado en los laterales, algo técnicamente muy difícil de lograr, consiguiendo un nuevo y moderno aspecto para la caja icónica de Franck Muller.